En la mayoría de los casos el mejor refrigerante para los grupos electrógenos diésel , es el agua con aditivos para bajar el punto de congelación (por ejemplo, el etileno glicol, recomendado para uso en regiones más frías), y para proteger contra la corrosión (emulsión de aceite o compuestos que, en contacto con el agua, tienden a formar una película de protección).  El volumen medio de refrigerante para un grupo electrógeno diésel es pequeño (3 a 6 litros), para poder llegar rápidamente a una temperatura de servicio de reserva que esta se encuentra en el radiador y el depósito de expansión.

La reducción de la temperatura del agua en el radiador es de alrededor de 5 ° C.  Las burbujas de vapor que se forman en el punto de presión más bajo (antes de la bomba) deben ser eliminadas a través de la línea “i” y al llegar al depósito de expansión “a”, se condensa.  La presión de la bomba centrífuga es de 10 a 20 m de altitud y la cantidad de agua en circulación es proporcional a la velocidad.  El caudal  de la refrigeración es controlado por la válvula termostática (s).

Refrigeracion SISTEMA DE REFRIGERACIÓN (o enfriar) MOTOR DIESEL (típico)a= Depósito expansión con tapón de llenado
b = bomba centrífuga,
c = el bloque motor
d = culata  radiador
e = radiador
f = intercambiador de calor
g = válvula termoestática
h = válvula de alimentación manual
i = eliminación de burbujas de vapor.
Las temperaturas (en ° C) son de la  apertura de las válvulas termoestáticas y están asignados en los circuitos  correspondientes.

Es una falsa idea el que la eliminación de la válvula termostática del grupo electrógeno diésel mejora las condiciones para la refrigeración del motor. Muchos mecánicos, viendo los problemas de sobrecalentamiento del motor, sacan la válvula termostática, permitiendo que el motor funcione por debajo de la temperatura ideal en condiciones de carga bajas.  La presión interna del sistema está controlada por la válvula existente en la tapa del radiador (o el depósito de expansión) que, en general, es inferior a 1,0 atmósferas.  Presiones entre 0,5 y 1,0, permite  tamaños del radiador con menos capacidad, sin embargo, con la presión en este rango, las juntas y las tuberías están sometidas a mayores exigencias.  Es necesario mantener la presurización del sistema de refrigeración, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante del motor, debido que a bajas presiones se forman burbujas de vapor y la cavitación en las camisas de los cilindros.

 Las culatas deben recibir un volumen adecuado de agua, incluso a bajas temperaturas, para no poner en peligro el funcionamiento de las válvulas de admisión y escape del grupo electrógeno diesel. Normalmente, la presión de trabajo del sistema de refrigeración se ha impreso en la cubierta del radiador.  En caso de necesitar la sustitución del tapón del radiador, es necesario utilizar otro de la misma presión.

valvula-termoestatica

VALVULA TERMOSTÁTICA PARA LA REGULACIÓN DEL CAUDAL DE AGUA DE EFRIGERACIÓN.
a = llegada
b = salida frío
c = salida caliente
d = plato caliente de sellado con pequeño agujero para salida del  aire durante el llenado
e = la válvula de placa fría lado
f = cilindro de cera
g =  curso de la válvula que depende del cambio en el volumen de material elástico (cera) durante la  fusión o solidificación.

tapon-llenado-1 tapon-llenado-2
TAPON DE RADIADOR CON VÁLVULAS PARA LA PRESIÓN Y DEPRESIÓN.
a= Válvula sobre presión
b = muelle de a
c = tubo de descarga
d = válvula de depresión
e= junta.

 

EL AGUA DE REFRIGERACIÓN
El agua del sistema de refrigeración del motor del grupo electrógeno diesel deberá estar limpia y libre de sustancias químicas corrosivas, tales como cloruros, sulfatos y ácidos.  El agua debe mantenerse ligeramente alcalina, con un pH de alrededor de 8,0 a 9,5.  Toda agua que se considera buena para beber puede ser tratada para ser utilizada en el motor del grupo electrógeno diesel. El tratamiento de las aguas es mediante la adición de productos químicos inhibidores de la corrosión en la cantidad adecuada, y por lo general por un filtro instalado en el sistema, según lo recomendado por el fabricante.  La calidad del agua puede no interferir en el rendimiento del motor en un principio, pero el uso inadecuado del agua a largo plazo podría producir daños irreparables.  La formación de depósitos de minerales sólidos, producidos por aguas con alta dureza es muy frecuente, bloquean los circuitos del grupo electrógeno diesel causando restricciones e impiden el intercambio de calor.  Un agua muy ácida puede causar corrosión electrolítica entre los diferentes materiales.
El pre-tratamiento del agua se debe considerar, por ejemplo, cuando se encuentra con un contenido de carbonato de calcio por encima de 100 ppm o la acidez, con pH inferior a 7,0.
El sistema de refrigeración, debe lavarse con productos químicos recomendados por el fabricante del motor. Se suele recomendar un “lavado” con una solución con base de ácido oxálico o producto similar, cada cierto número de horas de funcionamiento.