Tecnics Grupos Electrogenos - Instalacion de Generadores en Hospitales

GRUPOS ELECTRÓGENOS EN CENTROS HOSPITALARIOS

Ciertamente, para una instalación de este tipo, la pérdida total o parcial de energía eléctrica puede causar importantes problemas, en tareas médicas y procedimientos quirúrgicos, fallos de pruebas de diagnóstico, fallos en máquinas de soporte vital, etc. por lo que la instalación de sistemas de respaldo del sistema eléctrico, como lo son los grupos electrógenos cobran vital importancia.

En una instalación de un centro hospitalario, dos son los criterios más importantes, la seguridad de suministro y la seguridad de utilización de la energía eléctrica.

La complejidad de este tipo de instalaciones, requieren un estudio minucioso previo, realizado por técnicos especializados, para dimensionar y diseñar la instalación eléctrica de distribución del hospital.

Veamos como encajan los grupos electrógenos en un sistema tan complejo, como el que requieren los centros hospitalarios.

NORMATIVAS APLICABLES A LA INSTALACION

La regulación aplicable a este tipo de instalaciones variara en función del país en que se realice. Basándonos en la normativa española, regulada por el  Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, (REBT), que tipifica a los hospitales como locales de pública concurrencia, por lo que deberán contar, al menos, con dos tipos de suministro eléctrico según la ITC-BT-28:

  1. Un suministro normal (SN) de acuerdo a la previsión de cargas que en el hospital se estimen. Este suministro normal es el que se efectúa habitualmente por una empresa suministradora.
  1. Un suministro complementario (SC), que en el caso de un hospital deberá ser un suministro de reserva, definido en el art. 10 del REBT, dedicado a mantener un servicio restringido de los elementos de funcionamiento indispensables de la instalación, con una potencia mínima del 25% de la potencia total contratada.

Además, la ITC-BT-38, establece la necesidad de un suministro especial complementario (SEC), Baterías o similares, para hacer frente a los requerimientos de la lámpara de quirófano o sala de intervención y equipos de asistencia vital, debiendo entrar en servicio automático en menos de 0.5 segundos y con una autonomía no inferior a 2 horas.

Para este tipo de instalaciones es recomendables incluir si es posible una serie de medidas que detallamos a continuación, que no son de obligatorio cumplimiento, pero mejoran enormemente la instalación.

  • El suministro normal (SN) se realizará desde la red de AT/MT mediante una doble acometida de líneas independientes y, a ser posible, con garantía de potencia en ambas líneas.
  • Se ha de garantizar el funcionamiento del hospital en modo isla mediante el suministro de energía, a determinadas cargas juzgadas como esenciales para la seguridad, la atención de los pacientes y la operación efectiva del hospital a través de medios propios de producción (fundamentalmente a través de grupos electrógenos). Éste debe ser, al menos, del 50% de la potencia total contratada para el suministro normal.
  • Ampliar el suministro especial complementario (SEC) a otras cargas consideradas críticas para el buen funcionamiento del hospital, no incluidas en la ITC-BT-38, garantizando el servicio sin corte.
  • Por razones de seguridad en situaciones de máxima emergencia y/o catástrofe, deberá preverse la infraestructura necesaria que permita la utilización de una o varias fuentes exteriores de socorro tales como grupos electrógenos móviles.

Tecnics Grupos Electrogenos - Instalacion Generador Hospitales

SISTEMA DE SUMINISTRO ELECTRICO.

La alimentación del suministro normal conviene que se realice desde la red pública, usando siempre que sea posible, un diseño redundante de la acometida de red al hospital, utilizando dos líneas externas, realmente separadas, es decir, alimentadas desde subestaciones y/o transformadores y trazados independientes.

Dada la tendencia de dispersión de estructuras en el diseño de los hospitales, se aconseja que la doble acometida de red se diseñe con tipología en anillo y explotación radial. Es decir, que contemple la posibilidad de dobles caminos alternativos de alimentación entre las diferentes estructuras, evitando en su trazado e instalación posibles fallos en modo común.

Dada la imposibilidad de garantizar al 100% la continuidad del suministro eléctrico, únicamente con las dos líneas de alimentación externas. El suministro complementario debe garantizarse a través de medios propios de producción, generalmente gracias a grupos electrógenos.

Por seguridad y con la intención de mejorar el rendimiento de explotación de los grupos, la generación de este suministro complementario se realizará de forma centralizada con grupos electrógenos en paralelo con conmutación. De esta manera, tanto el SN como el SC suministraran a los diferentes CGBT (Cuadros Generales de Baja Tensión) a través de la misma red.

El control de los grupos debe permitir la programación del arranque de los mismos cuando se detecte un fallo en la alimentación a través de la línea principal. No obstante la conexión a la red debe temporizarse y realizarse sólo cuando también falle la transferencia de la acometida exterior a la línea de reserva (Si la hubiera).

Al tratarse de generación centralizada con grupos en paralelo, deben preverse los mecanismos de control adecuados para que la conexión/desconexión de cada uno de los grupos a la red pueda realizarse de forma independiente y en función de la carga conectada.

El control debe incorporar un equipo que garantice el sincronismo de los grupos y los enclavamientos adecuados para que, ante una maniobra manual o automática, impida el acoplamiento si el sincronismo no se ha realizado.

Estos generadores, además de cumplir las características de servicio exigida por la norma ISO 8528 a los grupos de emergencia, deberán ser capaces de cubrir el 100% de las necesidades de las cargas esenciales del hospital de forma estable y continua. Para ello, cada grupo deberá contar con un depósito de combustible propio que garantice su funcionamiento durante, al menos, 24 horas consecutivas; y, deberá preverse un tanque exterior con capacidad suficiente para garantizar el suministro de combustible durante, al menos, 8 días.

El equipo de control de los grupos debe incorporar, como prestación, la posibilidad de realizar maniobras de transferencia de carga sin corte entre el grupo electrógeno y la red, de tal manera que permita:

  • El retorno, sin corte (sin paso por cero), al esquema de explotación normal tras un fallo de la alimentación externa y reposición de esta.
  • La realización de operaciones de mantenimiento con conexiones y desconexiones de carga real sin corte.
  • La realización de transferencias de carga sin corte en funcionamiento programado en horas punta, si fuera el caso.

Para ello:

  • Se deberá disponer de un equipo de sincronización automático que permita el acoplamiento con la red durante un tiempo máximo de 5 segundos.
  • Deberán incluirse, en el lado de MT de los grupos, sistemas de protección de máxima y mínima tensión, de frecuencia, de sobrecarga y contra corrientes de cortocircuito.

Además, deberán incluirse los sistemas de protección que eviten el envío de energía desde los grupos a la red.

Esto es a grandes rasgos la características principales de un una instalación en un centro hospitalario. Aunque como hemos indicado al inicio del artículo, cada proyecto debe ser estudiado previamente por un equipo técnico especializado para valorar las peculiaridades especificas en cada situación.

Este tipo de instalaciones conllevan una gran responsabilidad, por lo que los equipos que se instalan en este sector son de gama alta, que garantizan un máximo rendimiento y durabilidad, ya que un fallo en el sistema de emergencia podría significar, en el peor de los casos, pérdidas humanas.

¿DESEA INCOMPORAR A SU INSTALACIÓN ELÉCTRICA UN GRUPO ELECTRÓGENO?

En Tecnics Grupos Electrógenos, S. L. disponemos de un equipo técnico altamente especializado, que cuenta con una dilatada experiencia en el sector.

CONSULTENOS Y LE ASESORAREMOS